La apuesta por el medio rural hoy en día no es ninguna casualidad. La crisis incluyendo la pérdida de trabajos y las hipotecas por pagar ha hecho que mucha gente vea en el campo una salida digna a sus problemas.

Algunas asociaciones como la Asociación Arpa Ibérica (Asociación de Repobladores de pueblos Abandonados) han comenzado una iniciativa que es digna de admiración. Esta iniciativa consiste en fabricar casas de madera en el medio rural para aquellos que se encuentran en malas situaciones en las ciudades. De esta manera, facilitan el acceso a la vivienda para todos aquellos que no pueden permitírselo.

Esta encomiable iniciativa no solo favorece a la gente procedente de las ciudades que pueden encontrar una casa a un precio accesible, sino también a los pueblos que poco a poco estaban perdiendo su población.  Además permite a muchas personas actuar de manera solidaria, ya que son muchos los que han cedido a la asociación Arpa parte de sus tierras. A menudo estas tierras son fincas que están sin cultivar o no son productivas.

En estas zonas se han establecido casas de madera como las fabricadas por Incofusta y se pretende que se conviertan en autosuficientes.  Estas casas tendrán un tamaño de 35 metros cuadrados y se pretende que lleguen a tener las mismas prestaciones que cualquier casa. Además la madera es un material idóneo para el campo debido a su resistencia a los cambios de temperatura.

Además de estas iniciativas, se está ofreciendo la posibilidad de ayudar como voluntario en la construcción de las casas, plantación de huertos  etc. También se ofrecen cursos para dar a conocer a la gente las posibilidades que ofrece el mundo rural.

En definitiva, es una iniciativa encomiable en la que merece la pena participar. El medio rural ofrece una oportunidad a muchas personas que por unas circunstancias u otras no se encuentran en una buena situación económica.